martes, 8 de enero de 2008

La patafísica del fútbol español


Por Diego Santizo


El otro día, sin trabajo en el periódico, miraba muy contento las providenciales atajas de Iker Casillas en la tele. Explico: mi relación con el fútbol es estrictamente intelectual. O dicho de otra manera: me he dejado tentar por el vicio de algunos escritores. O para usar figuras: como Cabrera Infante me hizo añorar un habano, o Umbral convertirme en torero, cosas así. O para ser prácticos: no había trabajo y por ello bajé al primer piso, donde hay un poderoso televisor pantalla plana y sillas bien cómodas.

Y es que hace poco incluía al fútbol en mi lista de los 573 segmentos de la vida que me importan un comino. Era como un callo, digamos. Así nomás, contento, hurgando por la red, me topo con semejante link. Los jugadores del Madrid hablando de cualquier tema menos fútbol. Parece que ese es el gancho que jala estupefactos a los lectores ávidos de cualquier basura que tiren sus ídolos. Pero, ¿qué les podrá gustar? ¡Oh curiosidad, madre de todos los placeres!

Ya después de las primeras líneas no podía creerlo. Casillas, el tipo a quien le llovían balones el otro día, hablando de cómo conoció su ciudad recorriéndola en metro, aquello de no sabes quién eres hasta que regresas a tu casa bajo una lluvia torrencial. ¡Casillas hablando de patafísica! Y además lee a Quevedo y Tirso de Molina. Algo así como Cortázar aprehendiendo París al caminar.Y luego Míchel Salgado, un gallego salado, con pinta de marino del siglo XVI, hablando de las olas de Vigo, los mejillones, la merienda al atardecer y su fascinación por la cultura romana, ¡romana! El tipo se leyó quién sabe cuántos libros de literatura latina y, para rematar, te explica, así como quien no quiere la cosa, que el 80% de su cultura proviene de aquellos. Hasta una cátedra terminó ofreciendo.

Pero lo secundario aquí es ¿qué harán nuestros insignes jugadores de fútbol? No es por embarrar al país pero, luego de vivir en esta nuestra asesinada democracia, empiezo a escuchar a mi demón. Hermana entidad de la que tanto persiguió el rey Midas. Yo corrijo las notas: puntos y comas como sal y pimienta. Pero sazonar apropiadamente la comida no garantiza que sea una delicia. Y así caí en la cuenta del nivel académico de Plata. Bueno, ya se aclara todo. ¿Será que Pezzarossi juega al backgamon por las noches y luego lee un libro de Cardoza? Ya me imagino al Pescado aprehendiendo la realidad luego de varias copas. Falta de metafísica. Entonces, para decirlo filosóficamente, el deporte no es una desfachatez en sí, sino más bien para sí. Pero no los imaginas jugando tenis, o nadando, quién sabe. Ah, el fútbol como problema filosófico. Tema de disertación.

Fuera prejuicios entonces, pobre deporte, no tiene la culpa. Oh, imbecilidad.

Entonces esto termina con Salgado comiendo mejillones en las playas verde lima de Vigo, Casillas viendo balones caer de la Cibeles, o el otro, el sevillano que le gusta la tauromaquia, ahí donde se aprende a ser hombre, decía Perico Romero.

Hablando de ello, recuerdo al culto arquero danés Peter Schmeichel, quien tenía una granja en Gladsaxe, al norte de Dinamarca. Cuando no jugaba al fútbol, vendía productos lácteos por cajas, él mismo ordeñaba sus vacas, y, por las tardes, quién sabe, quizá hasta leía libros de mitología escandinava. La cadencia de la anécdota.

A propósito de cadencias, a Borges le parecía raro que un hombre tan inteligente como César Menotti se empeñara en hablar de fútbol todo el día.

14 comentarios:

Cristian Mejia dijo...

Amiga estas desubicada en el contexto del chapin. La necesidad, esa carencia de la clase media y pobre, al parecer eres de cuna hermosa. Plata apenas termino los basicos, y Carlos fue un logro el solo salir del barrio donde vivia. El futbol les mejoro y a algunos hasta les salvo la vida. Ademas que al guatemalteco promedio no le importan tanto los libros lo dice ese promedio tan bajo de libros leidos (2.5 libros al a.) Que barbaridad.

Diego Santizo dijo...

Estoy hablando de PATAFÍSICA, es decir, juegos literarios (Cortázar, rayuela), y posibilidades inversas de la metafísica. Obviamente los jugadores de fútbol europeos, pues eso son, europeos. El portero alemán Kahn es cirujano, vamos! Arriba escribí que el fútbol me interesaba un comino, pero luego de este juego literario, de Salgado abriendo mejillones y Casillas y su surreal recorrido, comento bien cargado y sarcástico sobre los nuestros. Obviamente no estoy criticando a los jugadores chapines, me da gracia, ¿es demasiado pedir burlarse de tu condición?

Por otro lado, qué bueno que los jugadores salvaron su vida así, por algo digo que el deporte no tiene la culpa precisamente, y, me parece una pena y barabaridad, como bien has resaltado, que en este país se lea tan poco.
Pero vamos, con todo eso, ¿no te da risa el comentario sobre los jugadores españoles?
No todo hay que tomárselo tan personal, vamos, hombre!

José Joaquín dijo...

Me hizo gracia lo de Salgado mari También me chocó, como a Christian, lo del nivel académico de Plata, que no venía al caso, en primer lugar, porque un nivel académico no garantiza intelecto pulido, ni mucho menos cultura.

Ahora bien, qué pasa si en lugar de burlarnos de que los deportistas no sean intelectuales, y nos burlamos de que los intelectuales no sean deportistas. Por ejemplo, imaginemos a Maurice Echeverría, flaquito como es, en un partido de fut. Lo más probable es que se mire ridículo.

No tengo nada en contra de Echeverría, pero se me hace gracioso pensarlo. Los hay intelectuales que llegan a serlo porque en la cuadra de su casa nunca los invitaban a jugar fútbol, porque eran extremadamente torpes, social y deportivamente hablando.

En lo particular me encanta el fútbol. Ahora mismo dejaré este comentario para ir a ver a mi equipo favorito: el Barcelona FC. Oh imbecilidad mía.

Después, tal vez en un tiempito antes de la puesta del sol, salga a aprehender Mixco.

diego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Joaquín dijo...

Diego, querido, si dos personas comentaron tu artículo y ambas supuestamente no entendieron, también la culpa es algo tuya.

Critico ahora tu manera de presentar tu pensamiento, con la seguridad de que de todos modos vos seguirás pensando que no entendí:

No te conozco, este blog medio lo había visto en blogschapines.com. Tu estilo se me hizo bastante español, como si fueras columnista de un diario de la península. Todo bien, entrenida la prosa, Salgado marinero, qué chistoso. Luego veo que hablás de un país que tal vez es Guatemala y que mencionás a Plata como futbolista. Ah, este cuate es de aquí entonces, quizás copypasteó la primera parte del artículo y ahora va hablar de Guatemala. Pero no, sigue el mismo estilo ibérico. Sigo leyendo. Y miro la frasecita descalificadora "el nivel académico de Plata". La cagó el cuate, pienso, iba bien, pero la cagó. ¿Por qué? Porque estoy seguro, habiédome encontrado tanto idiota con título universitario, que tal vez ayude el grado académico, pero eso no garantiza que la gente piense. Después de escribir mi comentario donde para vos soy yo el que no entiendo y no vos el que no supo explicarse o no sabe aceptar errores, pensé en el nivel académico de nuestro amigo común, don Julito Cortázar, que se graduó apenas de profesor rural, y pienso que Plata graduándose por madurez -si no lo ha hecho- tendría el mismo nivel académico de nuestro héroe de las letras.

No criticaste a ningún futbolista por no ser intelectual, sólo te burlaste, y eso fue lo que dije.

Luego de que pasaste por los jugadores nacionales, volvés a los españoles y Smichel y Dinamarca, para terminar con Borges y Menotti. Y que la conclusión es que la culpa no la tiene el deporte sino la imbecilidad.

Después de todo esto, no me interesaría saber qué dice Maurice (que tampoco es que sea santo de mi devoción, tal vez por eso, precisamente, lo escogí de ejemplo). Lo que sí es cierto es que no sería diálogo de sordos, sino más bien de gente que no se sabe explicar y que además, no le interesa mucho entender qué dice el otro. Los sordos no oyen nada, nosotros sí oímos al menos lo que nosotros mismos decimos. De eso se trata el exhibicionismo blogueril.

Ahora bien, si usted practica la natación ¿usted nada?

Julio Serrano dijo...

Pues sí, total Julio Iglesias fue Portero del Real Madrid y Maradona terminó de presentador de Tele, es una interesante metáfora de las hibridaciones esto del futbol, fijo pues, cuando uno mira al Pando Ramírez en VIP es un cague de risa, en general disfruto mucho esos nodos contemporáneos, por ahí circula en una revista La Ermita el ensayo que Alfonso Portillo escribió sobre Akira Kurosawa, y ahí sigue la cosa...

Ahora que sería bien interesante organizar una chamusca literaria, El Hormiguero podría organizarla, digo yo, si los candidatos lo hicieron, porque no los escritores

y finalmente, dato curioso, por tirar algunos datos al aire, Alan Mills fue seleccionado de futbol, Ronald Flores practica triatlón (o algo así), Javier Payeras Balonmano, Francisco Méndez fue campeón centroamericano de tenis de mesa, Paolo Guinea es cinta negra de no sé qué arte marcial, Martín Díaz cinta negra primer dan de Lima Lama, y este colocho entrenó varios años tenis de mesa y basquet...

buena nota pué

Anónimo dijo...

No necesitamos las burlas de un hijo de españoles o algo por el estilo. A mi no me ofende que los futbolistas no sean intelectuales, y que hayan pocos escritores en el país, basta alborotar un poco la historia y tener una visión un tanto antropológica para explicar nuestras flaquezas

diego dijo...

Es cierto, hay ejemplos: Allen, Paz, Braudillard, Mondrian, Pollock, Borges. El problema es el del sajù.
Pero debo liberar las criaturas del ático antes que ellas me liberen a mí. d.

Anónimo dijo...

No entendí tu ultima respuesta...bueno talvez es tu estilo

nm dijo...

bueno desgraciadamente nunca se le inculco a nuestra gente el arte de leer pero si es interesante que jugadores de futbol profesional sean intelectuales saben que se podria hacer ??? es empezar un experimento con la gente quetzalteca por decir a niños/as que practiquen cualquier deporte y enseñarles el arte de la lectura quien sabe podria funcionar yo creo que si seria fantastico......

nm dijo...

saben que ???? hagan un experimento para empezar alla en xela a ver como reaccionana jugadores/as (niños/as)de cualquier deporte y preguntarles cuales son algunas de sus obras literarias favoritas y si no pues a enseñarles el buen arte de leer que se empieze con algo no creen????

La Lilith dijo...

Dieguillo, claro que comprendo de qué va tu escrito, lo que no me cae es que para qué muestras tus escritos en el blog si no quieres recibir comentarios negativos. Falta de seso y madurez responder ¿no? o acaso crees que tus "brillantes" (sí, las comillas confieren, en este caso, tono irónico al término brillante) opiniones TIENEN QUÉ ser bien recibidas por todos y que nadie puede comentar nada en contra???? Te viste mal al defender tan empecinadamente tu escritito, al final tanto Cristian como Joaquín tienen el mismo derecho q vos a opinar sobre el tema. Recibir críticas es algo cotidiano, saberlas manejar también, qué esperabas? Que todos los q te leyeran dijeran amén? Vamos,así es esto de la escribida, como dijo Paez: hablamos del peligro de estar vivos.

diego dijo...

Ahora que vos escribiste me acordé de la disonancia, pero como diría Bruch, de eso está hecho la música. d.

Staff - eze nika dijo...

Patafísica: ¿juegos literarios?... buff.... magnum ingnoris... Se nota que sabés de patafísica, jajajajaja.